Etiquetado de alimentos: por la nutrióloga Annie Muñoz

Oct 2, 2020 | 0 Comentarios

4.8/5 - (5 votos)

¡Hola!

Estoy feliz de poder participar en este artículo de mi marca favorita de Granola. Agradezco a B’graan por invitarme a colaborar en su blog.

Los productos B’graan me encantan por la calidad de los ingredientes, por su aporte de grasas buenas y por su preocupación por brindar a sus clientes un producto saludable, de calidad.

Amo la granola Keto, es de mis favoritas; ¡y no se diga el Monk Fruit! Lo utilizo en todos mis postres saludables.

Antes de hablarles del tema central de este artículo, que es el etiquetado de alimentos y bebidas en México, me gustaría presentarme con ustedes. Soy Ana Karen Muñoz (aunque me gusta que me digan Annie). Soy Nutrióloga y Educadora en Diabetes. Estudié mi licenciatura, maestría y especialidad en la Universidad Iberoamericana León.

Cuando decidí estudiar la carrera no existía este boom de hoy en día, donde existen tantas corrientes y gurús del fitness, que es difícil para los pacientes poder tomar una postura.

Sin embargo, uno de mis objetivos principales como nutrióloga es poder brindar a mis pacientes las herramientas para que tomen decisiones informadas sobre su alimentación.

La educación en nutrición es primordial para poder lograrlo, y no dejarnos llevar por lo primero que vemos en redes o promociona algún influencer, que posiblemente no tenga conocimientos sobre nutrición.

Así que, relacionado con lo anterior, entraré de lleno al tema que me trae por acá: el Nuevo etiquetado de Alimentos y Bebidas en México. Seguramente, ya lo habrás visto en varios productos en la tienda de la esquina. Al respecto, veo que existe mucho desconcierto y te daré mi opinión al respecto.

La NOM-051-SCFI/SSA1-2010

El nuevo etiquetado de alimentos surgió como una iniciativa para poder interpretar de mejor manera las etiquetas nutrimentales de los productos que consumimos, ya que se consideraban confusas. Toda la explicación detallada sobre el etiquetado de alimentos y bebidas la encuentras en la NOM051-SCFI/SSA1-2010, pero haré un breve resumen para enumerar lo más importante.

El gobierno está solicitando a los fabricantes de alimentos y bebidas agregar a los empaques algunos sellos con las leyendas “exceso de calorías”, “exceso de grasa”, “exceso de azúcares” y “exceso de sodio” para que podamos identificar más rápido la información nutrimental del producto, como si fuera un resumen.

Es importante aclarar que el sistema de etiquetado se basa en porciones de 100g de producto. Guarda este dato, porque lo tocaré más adelante. Ahora, te explico brevemente los criterios para considerar las categorías de sellos:

  1. Exceso de calorías: Cuando un producto sólido sobrepasa las 275kcal, o un producto líquido sobrepasa las 70 kcal.
  2. Exceso de azúcares: Cuando la energía del 10% o más del producto proviene de azúcares.
  3. Exceso de grasas saturadas: Cuando la energía del 10% o más del producto proviene de grasas saturadas.
  4. Exceso de grasas trans: Cuando el 1% o más del producto proviene de grasas trans.
  5. Exceso de sodio: Cuando este componente en un producto sólido excede de 300mg de sodio y en uno líquido de 45mg.

Entendido eso, es comprensible que ahora la industria alimentaria se preocupe por no tener estos sellos en sus productos o que la población empiece a concientizarse más sobre los mismos. Aunque siempre es importante poner el producto en contexto, no todo es negro o blanco.

Siempre les digo a mis pacientes que además de fijarse en las calorías, también revisen los ingredientes.

Puede haber productos bajos en calorías, pero con saborizantes y colorantes artificiales, que igual pueden ligarse a padecimientos de salud como el cáncer; también puede haber productos con buenos ingredientes, pero con exceso de calorías.

Pongo el ejemplo de la Granola B’graan: por la naturaleza del producto, que está compuesto por semillas y grasas saludables, es comprensible que haya un exceso de calorías en 100g, ya que 1g de grasa aporta 9 kcal; es decir, 35g de semillas nos aportarían aproximadamente 315 kcal.

Pero volvemos a lo mismo: ¿Qué preferimos? Grasas saludables, que nos aportan beneficios cardiovasculares, o un producto procesado, bajo en calorías, que no aporta ni vitaminas, minerales o antioxidantes.

La clave está en las porciones

Siempre, siempre, siempre, hay que fijarnos en el contexto del producto y, sobre todo, en la porción. ¿Porqué? ¿Recuerdan que les había comentado que recordaran que todo se basa en porciones de 100g? Pues bueno ese punto es importante tocarlo. Como se dice coloquialmente, todo cabe en un jarrón sabiéndolo acomodar. Así que a nosotros como nutriólogos nos toca informarte sobre las cantidades adecuadas, de acuerdo con tus necesidades y requerimientos.

Por lo tanto, si cuidamos nuestra porción, es muy poco probable que nos comamos 100g de granola y, por lo tanto, no nos estamos excediendo en nuestra ingesta de calorías (aunque aparezca un sello de exceso de calorías en el producto).

Otro ejemplo que puede ayudarte a que todo esto quede más claro es la crema de cacahuate. Definitivamente aparecerán los sellos de exceso de calorías en su empaque, ya que su fuente principal es grasa, y no por ello es un producto malo o poco saludable. Primero debemos fijarnos que la crema de cacahuate solo tenga 1 ingrediente (cacahuate, almendra, nuez, etc.) y, segundo, en el tamaño de la porción. Generalmente, nos comemos 1 cucharadita de 15g, que equivale a 90kcal.

Con todo este rollo mareador, quiero más que nada dejar claro que ningún extremo es bueno, dejemos de satanizar alimentos. Siempre ser críticos y leer la tabla nutrimental, no solo la parte de en frente.

Creo que vivimos en un país con muchos contrastes: entre ellos, que existe un alto índice de obesidad infantil y en adultos, pero también muchos adolescentes con trastornos de la conducta alimentaria. Así que, como nutrióloga, siento demasiada responsabilidad por ayudar a concientizar a la población para que, como les decía, tome decisiones informadas.

Por lo anterior, les platico que tengo una cuenta en Instagram a través de la que me puedes contactar. Ahí difundo información respaldada con bases científicas y, sobre todo, ética. Me encuentran como @Annie.nutrición. Actualmente otorgo consulta presencial, en línea y organizo retos online. También puedes enviarme un correo a [email protected] por si tienes alguna duda sobre el tema.

Nutriologa Ana Karen Muñoz Instagram

Espero les haya gustado el artículo y que, sobre todo, empiecen a ser más críticos de lo que ven y escuchan. Acérquense con profesionales para confiarles algo tan preciado y valioso como es su salud.

Foto principal: www.sinazucar.org

¡Únete!

Recibe en tu correo nuestras deliciosas recteas, nuevos artículos y promociones.

Comentarios

0 Comments
0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te gustó esta lectura?

¡Comparte este artículo!